--------------------------------

--------------------------------

domingo, 18 de junio de 2017

Matar y guardar la ropa.

Matar y guardar la ropa - Carlos Salem.

Quiero empezar pidiendo disculpas por estar tanto tiempo lejos de esta página. No he dejado de leer (eso jamás pasaría), pero el trabajo me ha mantenido ocupado. Ahora, por fin, tengo la oportunidad de poner mi lista de lecturas al día. Empecemos desde el principio.
Carlos Salem
Carlos Salem es un escritor argentino (reside en España desde hace casi 30 años). Es periodista de profesión, pero en su faceta literaria ha explorado la novela, el cuento, la poesía y el teatro, algo que en mi opinión ya es una muestra de su valía como autor y de su diversidad imaginativa. Tampoco se ha centrado en un solo género. Aunque tiene varias obras negras, también ha jugado con el erotismo, el romanticismo, sin abandonar en ninguna la ironía y la comedia, elementos propios de su pluma y que se manifiestan de formas muy varias en sus obras. 
Hoy analizo una de éstas. Su segunda novela llamada "Matar y guardar la ropa". Escuché por primera vez de ella al escuchar el programa "El Dulce Veneno de la Novela Negra" y no me arrepiento de seguir la sugerencia de su creador. "Matar y guardar la ropa" fue ganadora del premio NOVELPOL 2008 a la mejor novela negra publicada en español y receptora de múltiples halagos por otros autores y críticos literarios. Comparto la opinión y la recomiendo.

Idea general:
En un camping nudista de Murcia alguien debe morir. ¿Pero quién? Esto es lo que tiene que averiguar Número Tres, uno de los mejores asesinos a sueldo a quienes la Empresa asigna sus pedidos. Todo sería más sencillo si Número Tres no se escondiese bajo la anodina identidad de Juanito Pérez Pérez, un apocado comercial al borde de los cuarenta; si en el camping no coincidiesen sus hijos, su ex mujer, el juez estrella de la lucha contra el crimen, un amigo de la infancia, otro asesino particularmente despiadado, un inspector que lleva años sospechando de él y una empleada del camping llamada Yolanda que no lo deja concentrarse como debería, lo cual es un gran problema considerando que empieza a sospechar que la Empresa tiene otros planes que él desconoce y que su trabajo tal vez incluya morir en la línea del deber.

Opinión:
Una novela negra diferente. De eso no hay duda. Gira alrededor de una premisa conocida: el asesino a sueldo. Vemos un atisbo de su desastrosa vida personal, en parte propiciado por su necesidad de mantener su aburrida cubierta. Divorciado, con dos hijos y planeando irse de vacaciones, cuando su Empresa le da un trabajo. Parece bien en principio. Ir a un campo vacacional y esperar instrucciones sobre cuál será su blanco. Le pagan todo y puede ir con su familia. 
Acepta solo para descubrir que el terreno es un campo nudista, lo cual dificulta cualquier intento de llevar armas ocultas; su ex esposa y su amante están allí, lo que no sería tan malo si no fuera porque él es un juez empecinado en acabar con el crimen y ella podría ser su blanco. Ella o un viejo amigo de la infancia que lastimó de todas las formas posible y que el destino quiso que terminara en el mismo campo el mismo fin de semana.
O tal vez no fue el destino.
Una vez empiecen el libro, no podrán parar. La trama se desarrolla a un ritmo rápido e interesante. Los recuerdos de Número Tres nos muestran su pasado y trabajos en la Empresa. Los maestros que tuvo que matar para ocupar la posición que tiene, los amigos que tuvo que abandonar, la familia que no sabe manejar. Sus palabras al final del primer capítulo lo resumen mejor que nada:

Ser un asesino a sueldo es fácil.
Lo difícil es ser padre. 

¿Es una novela negra? Dar una respuesta es más difícil de lo que podrían imaginar. Gira alrededor de la violencia y la resolución de un crimen (o la pronta ejecución de uno), por lo que según mis parámetros descritos en otra publicación (El genoma de la literatura negra), lo es. Que tiene un fenotipo único, cargado de ironía y humor, no hay duda. 
Los personajes están muy bien logrados. Empezando con el inocente Juanito (alias Número Trece). Sufrimos las burlas que le hacía su ex esposa, las ilusiones que tienen en él sus hijos y las aspiraciones de un padre que trabaja asesinando gente. La ex esposa no es la bruja que nos podemos imaginar, ni el juez el desgraciado que parece a primera vista. Sus personalidades son más profundas, llenas de aristas que son exploradas a lo largo del libro.
El final creo que era un poco predecible. Muy bien trabajado, se llega a él sin esfuerzos, pero lo vi venir desde muchas páginas antes del final. Eso siempre tiene un sabor agridulce en mi mente. Me encanta romper el enigma, pero pierde una parte de su encanto. Esa magia de la sorpresa. Esa voz que no esperamos escuchar a solo unos centímetros de nuestro oido. Soy un adicto a esa sensación provocada por la adrenalina de saberse vencido por un buen misterio.
No siempre se puede ganar. O perder, depende de como se vea.

Conclusión:
Lectura rápida, personajes entretenidos y únicos, una trama bien armada. Encontrarán drama y comedia entre sus páginas. Tensión extrema que se libera con una carcajada inesperada.  La recomiendo.